Mi reflexión: Emprender solo es para los locos

Home/Emprendedores/Mi reflexión: Emprender solo es para los locos

locos por emprender

A quien le digas que no vas a trabajar para otros sino para ti, que vas a trabajar mas horas de las que tiene la luz del día, no vas a dormir prácticamente ninguna hora durante mucho, mucho tiempo, que vas invertir todo tu dinero y cada mes durante tu primer año o posteriores vas a perder más que el que ganas y que esto te producirá estrés, ansiedad y muchos quebraderos de cabeza, te dirá

¿porqué lo haces? no tiene sentido emprender.

Porque emprender tiene algo que compensa todo eso, es como tener un hijo, algo que solamente esta en tu cabeza, que empezó siendo una idea, con el tiempo ha ido creciendo cada vez más hasta convertirse en una empresa, pero para ello antes ha tenido que ser una Startup.

Cuando empiezas le dedicas mil horas a la semana, algo que nunca harías para una empresa y menos sabiendo que no vas a cobrar, y esto lo haces porque te apasiona tanto que se pasa el tiempo volando, la ilusión que tienes por conseguir que todo funciones bien y hacer realidad tus sueños, es lo que te motiva día a día y no hay dinero en el mundo que lo pague, estas tan emocionado con lo que haces y tienes tantas ideas que por la noches hasta cuesta conciliar el sueño, a pesar de que estés muerto y solo quieras dormir, pero es que en la cama se esta tan bien y tan tranquilo que las ideas fluyen con mayor claridad y ya quieres que llegue la mañana siguiente para ponerte a trabajar en ello.

Te gastas tanto dinero en tu sueño, en tu proyecto, en tu ilusión, que no piensas que estas perdiendo dinero, sino que estas haciendo una inversión y aunque cada mes veas como tu fondo económico va bajando, tus resultados, tu ilusión y tu experiencia crecen a un ritmo que en ninguna escuela de negocios te puede enseñar, pasado un tiempo cuando ese momento de novedad va desapareciendo cuando tus facturas van apretando tu bolsillo y no te dejan pensar con claridad, comienzan a aparecer síntomas de estrés, de ansiedad y de otras cosas que no creías que pudieras sentir, van apareciendo pensamientos negativos como que “no voy a conseguirlo”, “¿Qué estoy haciendo?”, “no me queda dinero”, “estoy fracasando” “mi familia tenia razón”, “buscate un trabajo”.

Cuando aparecen estos pensamientos negativos, es el momento en el que emprender te pone a prueba y si eres capaz de ser persistente, de ser fuerte ante la adversidad, que los pensamientos negativos que pasan por tu cabeza y los comentarios de los demás no dejas que te machaquen, un día, como el que no quiere la cosa, sin que te lo esperes, estarás ganando dinero, harás tu balance de cuentas y habrás tenido beneficios, irán pasando los meses y cada vez ira a más, ese día que haces tu primera venta, que consigues no estar en negativo, que alguien te ha recomendado, que te dice que le encanta tu producto es capaz de compensar todo, absolutamente todo lo que has pasado hasta llegar ahí, te dan ganas de llorar de la emoción de llamar a la persona más importante de tu vida y decirle como si te hubiera tocado la lotería, HOY MI SUEÑO SE HA HECHO REALIDAD.

 

 

By | 2016-11-24T09:11:54+00:00 enero 12th, 2014|Emprendedores|