20130123-215446.jpg

Si hay algo que siempre digo es que uno tiene que hacer lo que siente que tiene que hacer. Nuestro instinto es sabio y normalmente no le hacemos caso(error).
Me gustaría contar un poco la historia de una amiga que ha hecho unos de sus sueños realidad invirtiéndolo todo.
Hace unos años,cuando la crisis ya estaba instaurada en nuestro país, mi amiga hizo todo lo posible por querer trabajar. Para poneros en situación, mi amiga es una chica muy espabilada, con mucha energía y una gran experiencia y no lo digo porque sea amiga mía, pero como todo el mundo sabe esta un poco complicado encontrar trabajo, a lo que iba, ella consiguió trabajo de camarera pero estaba tan mal montado y la confianza es tan mala que la echaron porque sí. Como no salía trabajo decidió emprender por su cuenta y se me metió en el mundo de la belleza para una casa muy popular. Al tener muchos contactos femeninos podía obtener buenos beneficios, pero lo que vendía la empresa como ventajas era más bien lo contrario, así que otra puerta más que se cerró. Viendo como estaba el patio, decidió apostar por las nuevas tecnología e invirtió su tiempo y dinero en asistir a unos cursos de Social Media. Algo que me sorprendió es la formación que recibían los alumnos, ya que esta era muy precaria,y lo que me sorprendió todavía mas es que estuviera subvencionada por la Generalitat y que la organización fuera tan desastrosa teniendo una duración de tres meses, la parte buena era que cuando acababan el curso podían realizar un mes de prácticas en una empresa. El problema es que la preparación del alumnado era muy bajo y cuando estas personas ejercían las prácticas en una empresa realmente no podrían demostrar la verdadera esencia del Community Manager y estas empresas a su vez ya no querían invertir en estos servicios por el retorno tan malo de la inversión.
Así qué después de invertir su tiempo y hacer el curso pudo entrar en prácticas en una empresa que se tuvo que buscar ella misma, lo peor de todo es que esta empresa al igual que otras muchas lo que hacia era aprovecharse de los becarios exprimiendo los al máximo sin pagar nada, y por culpa de leyes como la del despido podía permitirse el lujo de contratar constantemente becarios. Esta empresa colmo el vaso de mi amiga, ya que tubo que hacer las mil maravillas para que le pagase lo que le habían prometido.
Después de ver como la crisis cada vez era peor, los empresarios abusaban más de la necesidad de las personas y la situación de mi amiga era peor así que, tras pensarlo mucho, decidido dejarlo todo, coger todos sus ahorros y vender lo posible y hacer uno de sus sueños realidad.
Hace más de medio año mi amiga se fue a vivir a la cuna del Surf “Australia”, se fue sin trabajo y sólo con lo que tenía y ahora mismo creo que es la persona más feliz del mundo. Esta con gente con su misma mentalidad, disfrutando de la naturaleza y mejorando muchos aspectos de su vida.
Durante mucho tiempo su instinto le decía que tenía que ir allí ,y aunque durante mucho tiempo hizo lo que para todo el mundo parecía lo correcto, al final hacer caso a lo que sentía le ha permitido conseguir trabajo y disfrutar haciendo lo que le gusta.
Hacer caso a vuestro instinto, es sabio y siempre mirará por vuestro interés como nadie más lo hará.

By | 2013-01-23T22:45:30+00:00 Enero 23rd, 2013|Emprendedores, Motivacion|