Durante la segunda semana, la dependecia sobre el iPhone era aun mayor, en todos sitios veía un iPhone, en programas de la tele, en películas, series, gente por la calle, amigos,etc, los veía por todas partes, menos en mi mano.
Esto hacia que además que quisiera tener uno de nuevo, lo que hacia era mirar en todos sitios el precio que tenia (aunque ya supiera el precio), de que manera me podía salir mas económico, ya fuera de segunda mano, a través de puntos por mi operadora o haciendo una portabilidad hacia otra compañía de telefonía.
El mono no solo lo tienes cuando ves a otro que tiene uno, sino cuando quieres hacer algo que hacias que hacias normalmente y ves que ya no puedes hacerlo, en esos momentos piensas

“¡Quiero un iphone ya!”

Ahí te das cuenta del grave problema que tienes, lo caro que es el teléfono como el iphone  y como de bien hacen las cosas en Apple, que saben como crear una necesidad cuando realmente hasta ese momento no la tenias.
A día de hoy aun sigo añorándolo en cierta de medida pero puedo decir que ya no siento esa ansiedad de querer volverlo a tener y por suerte ya no tengo esa cosa constante de quere tener uno.

By | 2011-05-18T13:01:11+00:00 mayo 23rd, 2011|Uncategorized|